Poliartículos

Tipos de poliamor

Saltar a la no monogamia no es un paso sencillo, supone tener que enfrentar que hay muchas cosas que no sabemos y desconocemos. Aún más, es casi ir a ciegas, tambaleándonos sin saber si lo que estamos haciendo es real, posible o funcional.

En la no monogamia no hay reglas, lo importante es que todas las partes estén conscientes, a gusto y de acuerdo

Así que antes de volverte loca, te dejamos por acá algunos esquemas básicos que pueden ayudarte a entender qué está pasando con tu relación: recuerda que estos modelos no son únicos, pueden mezclarse y son solo un parámetro.

Mono-Poly

Este tipo de relación está conformada por una persona monoamorosa y una poliamorosa.
Regularmente se trata de parejas que a penas están abriendo su relación y una de las partes no se siente lista para conocer a más personas pero se siente cómoda para aceptar que la otra parte experimente y se comparta con otras personas.

También puedes ver: ¿Monogamia o Monoamor?

Mono-Poly

Relación V

En esta relación todos son poliamorosos, pero en esta relación compuesta por tres personas (A, B y C) dos (B y C) están en una relación sexoafectiva directa con la restante (A)

A su vez, B y C pueden o no conocerse y pueden o no tener una relación indirecta o amistosa. Todo depende de los acuerdos y necesidades de cada relación.

Un ejemplo claro sería lo que conocemos en las películas como «triángulo amoroso» pero consensuado.

Ver también: La infidelidad es también no monogamia

Relación V

Trieja cerrada

Este es el modelo más comercializado dentro de los medios de comunicación. Series como You, Me, Her hay normalizado la búsqueda de este tipo de relaciones.
Son relaciones donde los tres implicados tienen una relación exclusiva entre ellos . Es decir, es una relación consensuada de tres, y nada más.

Es la forma que más se idealiza en la no monogamia, particularmente en la búsqueda de unicornios y de parejas que intentan incorporarse al poliamor buscando «un tercero para incorporar».

En este esquema se tienen 4 relaciones:
1+2 , 2+3, 3+1 y también 1+2+3

Puedes leer aquí: La cacería de unicornos: una práctica de alto riesgo.

Trieja Cerrada

Trieja abierta

Este tipo de relación es como el «siguiente nivel» de la trieja cerrada, ya que permite que todos los involucrados, además de tener la relación entre ellos, puedan tener relaciones externas.

En estas triejas hay a partir de 4 relaciones (las que ya mencionamos arriba) más las que cada ente vaya formando de manera autónoma.

Trieja abierta

Polifidelidad

En este tipo de relación no importa cuántos implicados haya por participante en el vínculo, sino el que se enuncien como pareja o relación. Es decir, pueden compartir sus afectos con todas las personas que les sea posible gestionar, siempre y cuando todas tengan el mismo estatus de -vínculo sexoafectivo- con lo que encuentros amorosos y sexuales casuales, imprevistos, con vínculos de amistad o conocidos no son ‘permitidas’ o legitimadas y se toman como infidelidad.

Como en la monogamia, pero con más personas.

Polifidelidad

Poliamor Jerárquico

Esta es otra de las configuraciones iniciales de la mayoría de relaciones que brincan de la monogamia a la no monogamia: como en vínculo ‘inicial’ o primero se concibe como un algo ya consolidado e inamovible, con lo que se hacen estructuras de jerarquía amorosa.

En el centro o parte con más peso, se encuentra la pareja primaria y alrededor las secundarias. Esto no solo suele determinar el tiempo que se comparten, también el nivel de importancia, compromiso e intimidad que se tiene con cada una.

En los acuerdos la pareja primaria tomará la mayoría de decisiones y las parejas secundarias tendrán menor relevancia y se formarán los acuerdos en torno a las conclusiones de la pareja primaria.

Puedes leer aquí: Los riesgos de ser pareja secundaria

Jerárquico

Poliamor igualitario

Este esquema pretende posicionar a todos los afectos en el mismo lugar, importancia y dinámicas para evitar que haya dinámicas de preferencia o de jerarquía. Los acuerdos que se establecen son iguales en todas las relaciones y se procura que hayan las menores diferencias posibles entre cada vínculo.

Procura de esa forma, tener el mismo compromiso emocional, mental, económico y físico con cada uno de los integrantes de la polícula.

Puedes leer aquí sobre Cómo hacer tu mapa policular

Igualitario

Poliamor Equitativo

Este esquema pretende que cada acuerdo vaya gestionándose de manera individual y autónoma con cada vínculo. Cada persona dentro de la relación tomará la forma y relevancia que vaya decidiendo, de acuerdo a sus necesidades y deseos.

Reconoce que cada persona es independiente y distinta con lo que cada relación es única y tiene aristas, prácticas y formas de desarrollo distintas.

Teniendo así diferentes tipos y niveles de compromisos, acuerdos, relaciones e incluso prioridad en algunos casos.

Es importante recordar que estos esquemas son más prácticas personalizables dependiendo de los acuerdos y necesidades de cada una de las partes involucradas, con lo que pueden modificarse, crecer y decrecer según cada vínculo.

Acá, lo importante es que cada uno de ellos sean elegidos desde la colectividad, la voluntad y el bien común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *