Polidramas

¿Soy el cuerno?

Tengo una relación de casi 4 años con una increíble persona. Al inicio yo quería lo que básicamente te imponen, una relación monógama y exclusiva. Pero el no está de acuerdo con ese amor romántico del que tanto se habla. Después de muchas pláticas y acuerdos decidimos seguir adelante. Ambos teníamos la libertad de salir con otras personas pero nunca se dio el caso así que básicamente éramos monógamos. Por cuestiones de trabajo yo me mude del país hace 6 meses y conozco a una persona. Empezamos a tener encuentros meramente sexuales cada mes o 2 meses. Pero sólo eso. Esta persona tiene pareja ahora esposa ella no sabe de estos encuentros, también está en el extranjero. El sabe de mi pareja y mi pareja en cuestión sabe de la existencia de esta » relación». Esto fue algo totalmente nuevo para mi, mi pareja me ha apoyado en todo, nuestra comunicación es mucho más efectiva. Respeta mi libertad sexual.
No siento que de mi parte este haciendo algo «malo» ya que estas 2 personas saben de su existencia. Cuando platico con mi pareja sobre este tema me dice algo que me hace pensar: «Tu eres honesta con él, él sabe que existo yo, pero el no es honesto con su pareja ¿no crees que te estás exponiendo a que te involucren en un problema en caso de que su pareja se entere de sus encuentros?»

¡Hola!

Nos encanta que seas parte de esta comunidad y te hayas animado a mandarnos mensaje.
Mira, la situación en sí es compleja: estamos seguras que sabes completamente lo difícil que puede ser confrontarnos con los miedos aprendidos y generados al dejar la institución de la pareja monogámica. Y por eso mismo nos choca de frente participar en relaciones así. Lo primero que debes saber es que NO hay una forma adecuada de actuar en estas situaciones, ya que para cada uno, las cosas significan cosas distintas Y la manera correcta es la que encaje con quien eres tú ahora y con lo que puedes hacer con ello.


Dicho ésto, vamos a analizarlo desde donde nosotras estamos:

No eres tú quien está haciendo algo «malo» porque como dices, estás siendo clara, honesta y transparente con las personas con las que te estás vinculando.

Toda esta situación se relaciona directamente con la postura ética, las costumbres, necesidades y claridad que decidas tener respecto a tus vínculos y tu forma de actuar. Idealmente aunque tú no estás siendo activamente infiel, sí estás participando en una dinámica de infidelidad, lo que entra en conflicto directamente con la razón de abrir la relación, que en la mayoría de las monogamias se propone precisamente para no romper la confianza ni los acuerdos de una manera dolorosa o pasando por alto al otro. ¿No lo que nos duele del engaño es el engaño en sí, y la ruptura del acuerdo, más allá que el tipo de encuentro que tengan?

Y es que esta situación nos habla de él, y de la forma que antepone sus deseos a su claridad y la capacidad (o no) que tiene para relacionarse con otras personas. No sé, pero si no tiene la integridad para hablarlo directamente con su esposa, que en la monogamia representa el vínculo más cercano y consistente ¿Podríamos hablar de alguna especie de responsabilidad afectiva para cualquiera fuera de esa institucionalización del vínculo?

Es importante recolocarnos, ya que aunque no es tu responsabilidad cuidar a los otros, es parte de un trato sororo el elegir elegir no participar alevosamente en algo que sabemos que lastimará a otras mujeres e involucrarnos en triángulos amorosos complejos donde (históricamente ha sucedido) las esposas, parejas o novias salen lastimadas por la poca claridad de sus parejas: es uno de los muchos tipos de abuso emocional sistemático hacia las mujeres.

Woman And Man Sitting on Brown Wooden Bench

Claro: todo esto te coloca en una situación compleja si la bomba explota y su esposa no pudiera gestionarlo, como comúnmente sucede en este tipo de circunstancias. Al final, social y culturalmente, las mujeres siempre vamos a ser las culpables, incluso para los que engañan.

Acá lo que restaría, sería preguntarnos:
– ¿Ustedes han hablado de eso?
– ¿Tienen un plan al respecto?
-¿Qué harías si ella se entera y te contacta?
– ¿Tendrían una forma establecida de romper sus encuentros?
– ¿Avalar o decidir mantenerte en esa situación es algo que te comunique cosas de ti que te gusten?
-¿Este es un vínculo (de la índole que sea) que me ayude a crecer y me ofrezca lo que necesito?
-¿Esta situación me coloca en una posición difícil o que se contrapone con mis principios o ideales?
-¿A mi me afecta en una forma profunda?
-¿Es importante para mi la postura de su esposa?
-¿Es algo que pueda gestionar?
-¿Me siento en riesgo estando en esta posición? ¿Es una situación que yo pueda manejar?
-¿Tiene sentido para mi?

La única persona que tiene la capacidad y posibilidad de decidir esto, eres tú. Y la única persona que tiene la oportunidad de tomar la mejor decisión para sí misma, eres tú.

¿Tú cómo te sientes, y cómo actuarás en consecuencia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *