Polidramas

Otra vez acuerdos

Mi pareja me insiste siempre y me hace berrinche si no acepto sus «acuerdos» sin escucharme o pedirme opinión sobre lo que estamos planteando y cuando los acepto (ya para que no moleste más con eso) y luego le expresaba mi disgusto o las cosas que teníamos que cambiar porque me parecen más adecuadas a los dos entonces me dice «¿Pero por qué lo aceptaste si no querías?» «Nada más estás jugando conmigo para terminar haciendo lo que te da la gana» o cosas por el estilo. Ya no sé cómo lidiar con esta situación. La peor parte es que los acuerdos siempre son de él hacia mi. Es decir, él dice que es lo que le lastima y entonces yo tengo que «acatar» pero cuando yo le pido algo en particular (que han sido pocas veces) él se escuda diciendo que no es su responsabilidad. 
No sé si estoy mal yo o algo está pasando de formas que no deberían, agradecería mucho su punto de vista.

¡Hola! Agradecemos mucho que te acerques a platicarnos sobre estas cosas que están sucediendo. Te enviamos un abrazo con mucho cariño y pues vamos a lo que necesitamos hablar.

Consideramos que a lo mejor hay una confusión respecto a qué y para qué se forma un acuerdo: es decir, la idea primordial es que estos sean formados para ayudar a los elementos de la relación a tener una mejor gestión y apoyo emocional respecto a una o varias situaciones en concreto que se esta(rá)n trabajando en pro a la relación. Sin embargo cuando somos nuevos y a penas estamos reconociéndonos en la no monogamia, podemos confundir estos acuerdos con la necesidad de una estabilidad y entonces entrar -involuntariamente- en juegos de poder. Así los acuerdos terminan siendo más reglas inequitativas que apoyo de la clase que sea. Debemos tener claro que los acuerdos no son vallas de seguridad donde coartar al otro desde mis miedos, sino una pauta para crecer.
Nos parece obligatorio incluso señalar que es un acto machista el que está realizando y lamentablemente es bastante común que se desarrolle en entornos de no monogamia cuando recién estamos abriendo nuestras relaciones.

Probablemente les serviría reestablecer el propósito de los acuerdos que están teniendo. Y por tu parte, lo mejor que podemos decir es que no cedas ante la presión porque esto sólo alimentará el círculo que están viviendo. Probablemente lo sentirá cómo presión hacia ciertas cosas sobre él, sin embargo es importante que tengas claros tus límites para no trasgredirlos en bien de una paz temporal.

También aquí hay un tema de inequidad o juego de poderes cuando sólo las necesidades de una persona se ven cubiertas. Lo que podríamos recomendarte es que (aunque pueda ser un método algo rudo y complejo) anoten los acuerdos que tienen y las veces que estos se incumplen y porqué, de ambos lados. También para qué los necesitan, las cantidades de acuerdos que hay de qué lado, a quién benefician y en qué se basan; esto podría darles más claridad sobre qué cosas están en la mesa y deben trabajarse en ambos casos.

Sin dudas y sin intenciones de presionar, también consideramos que sería buena idea que todo este proceso de ida y vuelta sobre los acuerdos, límites y necesidades se pueda hacer en compañía de un mediador neutro. Tomar terapia para este tipo de procesos es indispensable ya que no saldrán únicamente cosas que reestructurar en la pareja sino también como individuos. Es un proceso complejo que tomará tiempo.

Ahora bien, si tienes que poner todas esas cosas en una balanza donde estén contraponiendose estas situaciones y acuerdos a su salud emocional y mental, tal vez sería buena hora de barajar la idea de que tal vez la relación no está funcionando en este modelo relacional y sea momento de cambiar de modelo o considerar terminar la relación y replantear qué es lo que genuinamente busca cada uno.

También puedes checar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *