Polidramas

¡Houston, tenemos un problema!

¡Qué onda! Tengo un pedo aquí bien cañón. Resulta que tengo 8 años casada y el marido decidió que sería poliamoroso, así sin preguntar, consultar o si quiera explicarme qué era. Y pues aquí tienes a tu baboso buscándo qué chingaos es para ver si le entraba o no. Él muy determinado dijo que no me iba a dar el divorcio porque decidió que quiere seguir conmigo y que era mi decisión si yo avanzaba con esto o me quedaba como mártir. Pues ahí voy, de cabeza y obligado a ser poliamoroso. Lo chistoso es que yo me acoplé en chinga y bien a la situación y descubrí que mi pedo era más bien que él decidiera por los dos como si fuera su hijo. Total, que ahora que yo ya ando bien encarrerado con el poliamor resulta que el marido ya no quiere, porque le parece que no está ayudando a nuestra relación porque ya no es el centro de mi mundo. Mi pregunta es ¿Ora qué hago? ¿Vuelvo a ceder ante él? ¿Le aplico la misma de «te aclimatas o te chingas»? ¿Ora sí le pido el divorcio? AYUUDAAAA.

¡Hola! Agradecemos mucho que nos escribas y nos tengas la confianza para contarnos todo el embrollo que hay en tu relación. Sobre tus preguntas tan concretas, podemos decirte que todas son tu elección. Y al respecto podemos observar y poner el punto rojo sobre la forma en que ha actuado para proponerte o llevar a la mesa sus decisiones, ya que pareciera que no existe diálogo al respecto, sino únicamente unilateralidad que puede ser peligrosa para cualquier relación, independientemente de si son pareja o no, pues.

Entonces lo primero que te recomendamos sería sentarse pacíficamente y que le dejes claros tus límites y capacidades, así como deseos y necesidades, con el propósito de dotar a tu persona de autonomía e identidad. Por otra parte, no consideramos necesario que «cedas» de nuevo ante él y eso más bien nos lleva a preguntarte ¿Tú qué quieres? ¿Qué es lo que deseas? ¿Cuáles son las formas en que te desenvuelves mejor y te crean una salud emocional y mental con la que estés satisfecha? ¿Él qué esperaba, pensaba y entendía al inicio sobre poliamor? ¿Sólo quiere él salir de la dinámica o desea/espera que también tú lo hagas? Y a partir de eso tomar las decisiones pertinentes. Tal vez esa situación determinante respecto a la relación no sea necesariamente lo que estés buscando pero sí sería importante empezar a definir los acuerdos y los límites en su relación, para evitar estas dinámicas de poder (porque eso son, dinámicas de poder) y poder construir una relación a la medida que satisfaga a todos. Creemos sobre todo que a pesar de que esa conversación pueda ser una confrontación, se procure lo suficiente que no se caiga en violencias como chantajes, recriminaciones, etc. Si pasa, bueno, habrá que revisar cosas y pensar cuál sería la mejor manera, así como tener en cuenta que ninguna conversación del estilo y tan importante suele salir bien a la primera.

Sobre tu divorcio, también creemos que es una decisión propia y tiene más que ver con cómo se desenvuelven respecto a los límites y acuerdos que establezcan para con su relación y si a ti te sigue haciendo feliz a pesar de las situaciones que se están dando. Como siempre, también te damos como recomendación bajita la mano de buscar un terapeuta y círculos de apoyo, para que no te sientas tan perdida en el espacio.

Estas rupturas pueden ayudarte a salir de una relación que tal vez no está llenando tus necesidades o respetando tu entidad o pueden ayudarles a reestructurar desde un reality check lo que sea que esté sucediendo con ustedes y darles un punto de partida muy particular en el que podrán conformar su relación desde una perspectiva y vivencia más real y cercana.

Te recomendamos leer:

Todos los casos aquí expuestos son anónimos y contamos con autorización de las personas correspondientes para su publicación. Si quieres que publiquemos el tuyo, envíanos un mensaje a la página de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *