Polidramas

Abrir la caja de Pandora

Yo soy feminista y tengo una relación de muchos años. Ahora mi pareja quiere abrirla y yo estoy en crisis.
Honestamente me encuentro muchos demonios internos y por otro lado, como feminista, me enerva la idea de que se de esas amigas que «no se dan cuenta…» y sólo me estoy sometiendo al deseo de alguien más. En cualquier caso, creo que eso me toca decidirlo a mí, pero no siento que tenga las herramientas para ayudarme.

¡Hola! Estamos muy felices de que nos escribas.
Creo que aquí hay varias cuestiones que tenemos que ver claramente antes de aventarnos al abismo de cualquier decisión en medio del caos.
Primero que nada, nos encanta y alegra que seas feminista y te identifiques con la lucha, sin embargo eso no te obliga ni te ata a absolutamente nada. Siempre abrir una relación monógama es complejo, sobre todo cuando son de años porque hay muchas cosas en juego y el primer impacto de la mención de la no-monogamia choca bien de frente con nuestras ideas y convicciones respecto a nuestras relaciones, precisamente desde una perspectiva feminista siempre decimos que las relaciones son de dos y no debes volcarte en la otra persona ni hacer esa relación tu prioridad, pero también es cierto que son patrones inconscientes e históricos de los que nos será súper difícil desapegarnos de un día a otro, por mucho que los estudiemos y tengamos toda al teoría, con lo que podríamos decirte que de las mejores opciones que podrías tener a tu lado son los grupos de apoyo, grupos de mujeres, redes sororas y de contención emocional que te ayudarán a identificarte y sentirte abrazada incluso en las dudas, recordarte que no estás sola y en ese reconocimiento la angustia empieza a parecer menos pesada. En caso de que de verdad sientas que no puedes más con todo lo que sientes, tal vez tomar terapia con algún profesional de la no-monogamia podría serte de mucha ayuda, precisamente por todos esos demonios que estaban escondidos y no lo sabíamos, y que la no monogamia destapa como corcho de sidra.

Sobre los «amiga, date cuenta» entonces la primera pregunta sería más bien si tú quieres intentarlo por ti, por tu relación o por la otra persona y cómo eso va a modificar la forma en la que te desenvuelves con los otros y contigo. También sería importante que tengas en cuenta que al empezar a abrir la relación, aparecerán muchas situaciones que te darán banderas rojas y es bien necesario aprender cuándo son un límite y cuando son cosas que simplemente no contemplábamos y si vamos o no a aceptarlo (ya que, aunque no sean un límite, siempre podemos negarnos a algo, aunque sea temporalmente) mientras van paulatinamente descubriendo qué significa para cada uno abrir la relación. Ahora ¿Están pensando en los dos abrir la relación o sólo una parte? ¿Has considerado tú no ser poliamorosa pero estar bien con el hecho de que tu pareja lo sea?

De las cosas que hemos visto que ayudan mucho en la comunidad, es empezar estableciendo acuerdos. Hay quienes solo los dicen, en plan: «El acuerdo es no llegar después de las 11 para poder cerrar con seguro la puerta» «No ausentarse más de uno o dos días para que siempre tenga firulais comida» o incluso, en caso de que los necesitaras, límites escritos tipo cláusulas podrían servir. Una cosa importante sobre los acuerdos es recordar siempre que son sólo pautas para saber por dónde podemos caminar y que no son inamovibles ni eternos, ya que siempre (y aunque no nos guste admitirlo) aparecerán cosas que estén fuera de nuestro control y nos hagan doblar al límite los acuerdos.

Mientras tanto, te recomendamos leer:

Todos los casos aquí expuestos son anónimos y contamos con autorización de las personas correspondientes para su publicación. Si quieres que publiquemos el tuyo, envíanos un mensaje a la página de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *